mundetpress


“Las verdaderas lecturas son esas en las que el escritor ha puesto las tripas”

Posted in Uncategorized by Borja Bujedo on May 22, 2006

Por Franco Vitola

Marta Parreño lleva por segundo apellido el que la mujer de Dalí llevaba, Gala. Sin vestirse de gala, pero con colores oscuros, con agua a la mano y tomando el sol en la terraza de les Heures -Universidad de Barcelona-, se dispuso a contestar la entrevista. Esta licenciada en Derecho, de 25 años, soltera- y enamorada-, realiza un Master de periodismo, y se define como creyente en algo, a lo que se afilia como agnóstica. Ha escrito una novela, y dos relatos de memorias sobre amistades (1998 y 2003), los tres inéditos. Actualmente trabaja en la segunda novela, que toca el tema de las casualidades y la amistad, a la que define como una de esas cosas más importantes en la vida. Desea ser feliz, tener hijos, vivir de la escritura, aunque lo ve lejano. Se imagina trabajando, vendiendo ropa en Zara o Mango y escribiendo en el tiempo libre. Solo tiene una meta definida, vivir día a día y hacer que sea especial.

F.V: ¿Cuáles crees que son las ventajas y desventajas que tienes como profesional en el mundo del periodismo?

M.P: Una desventaja es que soy un poco vaga, y no me gusta perder tiempo de mi vida en cosas que no me interesan. ¿Ventaja?, que si algo me gusta hago todo por que sea perfecto.

 

F.V: ¿Cómo ser humano, como te consideras en relación a familiares y amigos?

M.P: Creo que soy una buena persona, o por lo menos trato de serlo. Respecto a los amigos, es igual, aunque de un tiempo para acá, tiendo a ser más selectiva y rodearme de gente que me aporte o a la que pueda aportar.

 

F.V: ¿Qué te ha parecido el master hasta el momento?

M.P: Bien por la gente, los compañeros y profesores, pero esperaba más nivel de exigencia. Pero valió la pena pagar lo que pagamos.

 

F.V: ¿Cómo ves la realidad del periodismo a la que te enfrentarás?, ¿a que le temes y que deseas?

M.P: Veo una realidad negra, de precariedad laboral, malos sueldos, malos horarios, y explotación. Soy un poco negativa, pero es así. Desearía vivir o sobrevivir como periodista, escribir, entrevistar, etc. Aunque no me resulte fácil trabajar temas que no me gustan, sé que de todos los temas se puede aprender. Espero no ser explotada o que me limiten mucho. Poco lo que quiero, ¿no?

 

F.V: Sé que tuviste una faceta de modelo publicitaria, ¿qué más has hecho antes de tomar la rama del periodismo?

M.P: Trabajé como azafata en congresos, durante varios años de azafata nocturna para Jack Daniels. Además desde niña, como tengo una hermana gemela, hacíamos publicidad. Hice natación, aún la practico.

 

F.V: ¿Cuántos intentos has hecho para que te publiquen?

M.P: Una vez en un concurso literario, por el dinero. No he probado en las editoriales.

 

F.V: ¿Qué crees que haga falta para ver tu libro a la venta?

M.P: Un alma caritativa a la que le llegue y diga que la historia sirva para hacer un cambio a la humanidad si se publicase. -Bromea-

 

F.V: ¿Qué tan importante para ti es publicar esta novela?

M.P: El hecho de escribir es terapéutico. Para mi es suficiente la necesidad de expulsar lo que llevas dentro.

 

F.V: ¿Crees que a tu familia le gustaría la historia?

M.P: No, creo que no les gustaría, a cada uno por diferentes motivos.

 

F.V: Hablemos de tu novela, “Una vida más”. ¿Qué nos muestras en ella?

M.P: La historia de una chica que renuncia a su vida por ser fiel a un sueño. Intentando ser ella misma con todas las consecuencias que ello pueda traer.

 

F.V: ¿Por que crees que a la gente le interesan o no, los temas psicológicos o debería decir psiquiátricos, relacionados con el amor?

M.P: A la gente le da miedo la locura, o a esos que llaman locos. Por lo menos los locos son más transparentes, creo, y hasta cierto grado más lucidos.

 

F.V: La lectura de la novela creo que sería un buen método para enfermos con casos similares, para que vieran que no son los únicos que lo viven ¿Qué crees tú?

M.P: Sí, puede ser efectivo.

 

F.V: ¿Crees que esta forma de amor dependiente y fantasioso sea algo extraño o por el contrario común?, y ¿crees que necesite tratamiento clínico?

M.P: No es extraño, pasa cada día, es bonito que pase. No creo que necesiten tratamiento clínico, no sabes si la medicación pueda hacer algo en realidad. El caso de mi personaje llega a un extremo de crisis, no es un caso cualquiera.

 

F.V: En el libro- o versión no empastada para ser precisos- describes a la protagonista como amante de la lectura, este y otros aspectos imagino los has dado de tu propia persona, ¿como fue el proceso creativo?

M.P: Salió a medida que lo fui escribiendo, el ejemplo de amante de los libros, o de que era seria, era un buen método para hablar en primera persona con propiedad, porque otras cosas del personaje nunca las había experimentado.

 

F.V: Eres buena haciendo conjuros, encantando al lector con descripciones. Sobre todo cuando los personajes se enamoran a simple vista, tanto que llega uno a sentirse casi palpando el personaje. ¿Cómo definirías tu forma de escribir?

M.P: Me gusta contar de manera sencilla cosas complejas, usando frases cortas que lleguen a la gente.

 

F.V: En el capítulo XV dices: “Me di cuenta de que era tal y como yo quería que fuera y me escuchó como nunca nadie lo había hecho” Explícales esta cita a los lectores.

M.P: Como realmente no lo conoce, hace su imagen ideal, es dulce, perfecto, por eso se lo imagina así, un hombre ideal a partir de una simple imagen.

 

F.V: ¿Qué tipo de lecturas prefieres?, ¿Cuáles recomiendas?

M.P: Novelas de ficción, donde el amor, las relaciones humanas, lo psicológico, las soledades, la tristeza y la desesperación te lleven más allá de la superficie.

Recomiendo Demian de Herman Hesse y Lolita de Nabokov.

 

F.V: Por último, algo para quienes puedas servir de ejemplo, a esos compañeros que desean escribir pero no han dado el paso, o a esos jóvenes que puedan leer esto en un futuro y quieran comenzar a narrar.

M.P: Que escriban lo que les apetezca en cada momento, así sea muy feo o banal, si ellos escriben sintiendo, que lo hagan. Las verdaderas lecturas son esas en las que el escritor ha puesto las tripas.

 

F.V: ¿Alguna otra cosa?

M.P: Que me ha gustado ser entrevistada, es la primera vez, y Mola. Aprendo de mi misma, me ha gustado.

 

Advertisements

La palabra más bella

Posted in Uncategorized by Borja Bujedo on April 4, 2006

Por Borja Bujedo

Las palabras son mágicas porque poseen el poder de evocar. Un simple "te quiero" o un "te odio" es la diferencia entre saltar o caer en un abismo. Con decir "bosque" o "luna" basta para hacer poesía porque activan en nuestra mente un mundo de sensaciones. Si somos humanos es gracias a ellas, si bien, sólo mediante la comunicación con otros seres podemos desarrollar todas las posibilidades que nos permite nuestra inteligencia. Algunos paleontólogos afirman que la causa de la desaparición de los neándertales se debió a que estos eran incapaces de desarrollar un lenguaje hablado y por lo tanto no podían desarrollar de manera adecuada estrategías de supervivencia con otros miembos de su tribu.
¿Cuál es la palabra más bella? Probablemente todas. Pero seguramente cada uno de nosotros tiene su palabra favorita. Decubrir cuál es la preferida entre los hispanohablantes es el motivo del concurso organizado por la Escuela de Escritores. Entre los participantes se encuentran personajes como José Luis Rodríguez Zapatero que ha elegido el término "generosidad" – esperemos que en los tiempos que corren sepa administrarla bien- y Mariano Rajoy que ha preferido decantarse por "palabra".
Por su parte, el periodista y presidente de la agencia EFE Álex Grijelmo y el escritor Arturo Pérez Reverte han coincidido en seleccionar la palabra "ultramarinos" como su favorita.
Para mí la palabra más bella de todas las que existen es "empatía" porque significa sentir lo que sienten los otros y ponerte en su pellejo. La existencia de esta idea es la que nos permite ser algo más que simples seres pensantes. Tengo la sención de que si la evolución humana tiene que continuar, el desarrolló pleno de esta capacidad marcará el fin del camino inciado hace millones de años con las primeras particulas vivas y será la razón por la que no se puede obrar en contra de otro hombre, el lenguaje perfecto, el grado más alto de intelegencia.

La matanza del cerdo

Posted in Uncategorized by Borja Bujedo on March 23, 2006

Por Franco Vitola
Morano Calabro está en la provincia de Cosenza, en Calabria, al sur de Italia, a 5 horas en pullman desde Roma.

La tradición local de estas fechas es antigua, el sacrificio del “maiale” no es tan frecuente como antes, pero aún hoy se realiza. Los cerdos actuales están castrados desde pequeños, lo cual garantiza un sabor más suave, según dicen. Es una tradición viva porque a diferencia de la carne que se compra, saben con que los alimentan, no usan químicos, ni hormonas, explican.

26 de diciembre, son las 8:30 de la mañana. Con siete grados de temperatura vamos hacia la campaña de Morano, en el valle, al pie de El Monte Polino.

Al llegar a la casa, uno de los dos garajes está abierto y listo para el trabajo del día. Adentro hacen fuego para hervir el agua. Sobre el marco de la entrada han instalado una polea. Los 6 hombres que harán el trabajo -tres mayores de treinta, dos mayores de cincuenta, y un joven- parecen tranquilos, hay algo de nerviosismo; unos fuman, otros ajustan todo último detalle. Tienen experiencia, han estado en esto año tras año, desde adolescentes. Les acompaña una mujer mayor, esposa del más viejo.

El cerdo- un quintal y unos cuarenta kilos dicen que pesa-, lleva atada una pata delantera, así como una trasera con un cable de acero para controlarlo mejor. Camina tranquilo unos 20 metros. A unos cinco metros de la puerta del garaje se detiene y retrocede, intenta liberarse, pero parece cansado. Lo llevaban tres, ahora somos cinco los que empujamos mientras chilla desesperado.

Bajan la polea para enganchar el alambre de acero que sujeta la pata trasera. Lo suben hasta que queda a unos 60 centímetros del suelo. Deja de chillar cansado por el esfuerzo, se va quedando tranquilo, resoplando de vez en cuando. Le atan las patas delanteras con cuerdas, se las separan para evitar un golpe. El dueño del cerdo se inclina luego de escoger el cuchillo más afilado, hace un primer corte horizontal, luego otro vertical. El animal libera las patas e intenta llegar a la herida. El dueño mete la mano en el corte de la garganta, saca algo y lo coloca en el balde donde cae la sangre. Cinco minutos después aún se mueve. Con un hacha le dan un golpe seco en la cabeza, produciéndole una muerte cerebral. La cabeza está inmóvil, pero en cuando sujetan las patas, estas saltan por si solas.

Lo lavan, lavan el piso lleno de sangre, que con el frío comienza a parecer gelatina. Lo bajan a un mesón con las patas delanteras juntas. Vierten el agua hirviendo y entre cuatro lo pelan con cuchillos. Queriendo despejarme salgo a la llovizna. Desde afuera la escena resulta incluso más macabra que el asesinato. Los pelos blancos se van juntando con el agua y los restos de sangre en una masa que la mujer barre fuera del garaje . Extrañamente no hay olores desagradables, parece ser que el frío los neutraliza.

Escucho disparos en las montañas cercanas, y recuerdo la temporada de caza. De nuevo cada época ofrece sus frutos al hombre. Y tanto el cerdo de granja como el salvaje ofrecen la proteína en la dieta invernal.

El más joven se acerca y me dice que preste atención. Otro cerdo chilla no muy lejos. Sonríe y me explica que es día de fiesta. Luego de un rato se escucha el silencio y la gente hablando.

Una vez pelado, lo suben de nuevo con la polea, pero esta vez, por ambas patas traseras.

Cortan alrededor del cuello, dejando a la vista la gruesa capa de grasa interna, la carne y la columna. Un hombre gira la cabeza del animal hacia la derecha y otro hacia la izquierda, tratando de romper el hueso. Con el hacha le dan un par de golpes suaves y es desprendida con un giro. La cabeza es lavada a mano, para eliminar la sangre. Después la cuelgan de una rama, mirando al cielo. Se oye otro cerdo, voces humanas hacen eco.

Hacen un corte del abdomen, para sacar los intestinos. Los colocan en el mesón, para liberarlos de su orden natural, corazón, hígado y pulmones siguen el mismo proceso de la cabeza, hasta el árbol.

Con el hacha y un martillo, uno corta el cuerpo en dos, los intestinos son ordenados como una manguera por el más viejo, luego la señora los lavará cuantas veces haga falta, con sal y luego con limón. La semana siguiente preparan con ellos salchichas y soppressatas, que llevan carne del pernil, especias y picante. Un cerdo más se escucha dando la batalla, la gente responde.

Ha pasado una hora y quince minutos. Al final el cerdo pende abierto en forma de V.

Por curiosidad pregunto cuando terminan de cortarlo, y mientras me ofrecen un trago de vino, me responden, que mejor me coma el pan y la soppressata que han puesto sobre el mantel, en el mesón, porque la carne del cerdo aún esta caliente, y mañana cuando esté fría, comenzarán a cortarlo. Me como un pedazo pequeño del embutido picante, un pedazo de pan y dos tragos de vino, que por el frío y con lo que he visto, caen más que bien.

Un recurso con muchas reservas

Posted in Uncategorized by Borja Bujedo on March 2, 2006

Por Paola Vitorino, Bernardo Bejarano, Josep Medrano y Alfonso Espinosa

El derecho al secreto profesional –llamado, en el caso de prensa, “reserva de fuente”– protege un recurso extremo al cualacude el periodista. En determinadas situaciones, la información es material explosivo, cuyas ondas pueden causar diversos daños, desdela pérdida de estabilidad laboral hasta la muerte de quien haya filtrado datos clave acerca de una organización o dé cuenta sobresucesos que, por las razones que fuera, alguien ha querido ocultar.
El periodista no escoge con quién hablará de acuerdo con criteriosmorales, ni siquiera legales, sino en función de cumplir de la mejormanera con su obligación de informar a la sociedad.
La reserva de las fuentes protege el derecho de la ciudadanía a informarse a la vez que permite al periodista completar su tarea ante una situación límite. Cuando el nombre y las señas particulares de una fuente se guardan en la libreta del reportero, éste debe saber que está escamoteándole al público parte de la verdad quemerece. A cambio, pone a disposición de la sociedad información sustancial, que puede cambiar la percepción sobre procesos políticos, judiciales, diplomáticos o del tipo que fueran. Por supuesto, un mal empleo, un abuso y uso gratuito de la reservade fuentes desgasta el recurso. Se reserva la fuente que anunció el nuevo noviazgo de la estrella de cine del momento. Alguien bien informado explica al reportero una ley que él debiera haber leído y analizado. Un dirigente que prefirió no publicar su nombre habla pestes del partido enemigo. Muchas veces, el periodista que está cubriendo un pequeño suceso quiere darse importancia y acude a estas misteriosas “gargantas profundas” o cede fácilmente ante la demanda de secreto de algún funcionario que, así, cultiva un poco su vanidad de dueño y señor de un metro cuadrado de ayuntamiento o ministerio. El lector, a fuerza de ver repetido eso de que las fuentes son fantasmas, termina por no creer lo que oye, escucha o lee. A pesar estos abusos, que hay que corregir, la reserva de fuente debe defenderse a rajatabla, porque protege no al periodista, sino a la sociedad que tiene derecho a informarse verazmente. El periodista no es juez ni policía, no le corresponde juzgar quién es criminal o no, ni le compete ayudar a la captura de nadie. Debe, aún y cuando le resulte conflictivo, guardar un marco de objetividad y distancia, observar y contar, discernir y relatar. Si para ello esindispensable puede ocultar una fuente de información, pues la sociedad, que es la beneficiaria de ese ejercicio de comunicación, tiene derecho a estar informada. Ese derecho colectivo a la información arropa el derecho individual de cada periodista en el desarrollo de su trabajo. Supongamos que se pone como límite al sigilo profesional la condición de delincuente del informante. Pues que se detengan en el acto todos los que buscan una entrevista con Bin Laden, adiós al complejo proceso para entrevistar a un líder insurgente, nunca más un joven de una banda podrá ser retratado. Desde la lógica que niega la “reserva de fuente” a posibles violadores de la ley, se da pie para que todo aquel sobre el cual el Estado, dueño monopólico de los sistemas de fuerza y de aplicación de la ley, tenga dudas, pueda ser criminalizado y, automáticamente, callado. Y, sin embargo, sus declaraciones, ácidas, ásperas, incómodas o meramente aterradoras –como el testimonio de un torturador– son potenciales asuntos deinterés público. Al periodista no hay que pedirle sino que haga su trabajo de forma metódica y ética. Cuando se trate de información tan trascendente que deba publicarse aún incompleta –pues un texto periodístico sin fuentes identificadas es un texto incompleto–, mayor ahínco y cuidado habrá de poner en obtener una suma veraz de hechos, datos einterpretaciones. Debe recordar que la reserva de fuente es el último recurso, una salida extrema y no la forma más fácil dejalarle la lengua a un funcionario. Que la información que estas fuentes ocultas brinden debe cruzarse con otros datos de fuentes debidamente identificadas, con documentos. Así, lograr que una fuente reservada abra la boca muchas veces no es el ansiado final de camino en la investigación de un reportaje, sino un nuevo punto de partida con datos poderosos que hay que contrastar. Además de recordar que es una última alternativa y que sus frutosdeben ser sopesados y contrastados, el periodista que use delsecreto profesional debe estar dispuesto, en último término, a defender ese pacto con su propia integridad laboral o judicial. Es parte del riesgo profesional de los reporteros. Vemos un caso posible para romper el pacto, y es cuando la otra parte del mismo lo vició de inicio. Un pacto de silencio se establece porque el periodista, de buena fe, cree en lo que le están contando. Luego deberá confirmarlo todo, pero siempre será posible que lo engañen, que se vea enredado en fuegos cruzados de intereses.
Si su fuente le mintió, tiene el comunicador el derecho de comprender que el pacto de reserva ha sido roto. Luego está en su conciencia presentar o no el hecho ante tribunales u organismos de control, pero esto es más una acción de ciudadanía consciente, efectuada fuera del trabajo del periodista.
A menos que esa mentira sea noticia, momento en el cual, volvemos al escenario en el cual la obligación es comunicar o inclusive denunciar periodísticamente, y entonces los jueces y policías tienen trabajo que hacer. Pero ni la justicia ni los cuerpos uniformados pueden pedirle a un extraño que haga parte de su trabajo. Ni siquiera cuando, como es el caso de los mejores periodistas, lo haya hecho mejor que el mejor sabueso o haya visto más allá que el más sesudo magistrado.

Modos de vida: Los jóvenes

Posted in Uncategorized by Borja Bujedo on March 2, 2006

Por Franco Vitola

La ciudad es un hervidero de cultura, abundan las trenzas de rastas blancos, chicas y chicos góticos, neo nazis, los de la onda hippie, los que visten de marca, y van a bailar música electrónica con saco y corbata, los que tienen apariencia de poeta salido de bajo un puente, y los que parecen sacados de un circo o de una banda de rap. Todos jóvenes, estudiantes, trabajadores de tiempo parcial o completo, que trabajan para mantener sus hobbies, sus vicios y novias o novios, según sea el caso. Lo mejor de todo es que para nadie es extraño ver tal cantidad de variantes y combinaciones posibles, cada cuál amoldando la moda y sus variantes a sus gustos. Una torre de babel de la moda.

En la ciudad de Barcelona los bares o pubs son tan frecuentes como las bancas para sentarse, casi que por cada manzana hay un par. Las discotecas son los sitios mas visitados, pues el baile, sea cual sea el ritmo, es aquí en todos lados, la excusa perfecta para acercarse y conocer gente.

Los parques sirven para darle una vuelta a la resaca o para desintoxicarse paseando al perro y mirando las chicas europeas de rasgos delicados y finos. Las plazas son -cuando el frío merma y el dinero casi no existe- los lugares predilectos para hacer botellón, todos bien abrigados, se sirven sus tragos y esperan a que les dejen usar lo baños de los sitios circundantes, pues a diferencia de Barranquilla, arbustos perfectos no existen.

En el día se puede uno sentar en la plaza Cataluña,- en el centro de la ciudad- y ver el desfile de inmigrantes latinoamericanos, con rasgos indígenas, llevando de la mano niños que hablan castellano nativo, ese que cuando usan la Z, corren el riesgo de morderse la lengua.

Puedes ver a los Africanos, algunos vestidos con pantalones de cuero y camisas elegantes, otros vestidos para el trabajo duro, de obrero, que es evidente por las botas que llevan, con la cal pegada a los lados.

En las noches, sobre todo los fines de semana, las jóvenes altas vestidas de negro, pasean con botas de tacón fino y cabellos largos. Las menos ostentosas con los pantalones que muestran los interiores y con tenis, y uno que otro piercing en la nariz, boca, u oreja, algunas de ellas incluso más lindas que las más arregladas, pasean rumbo al encuentro de los amigos, de la juerga, o simplemente de un plan mas tranquilo y relajado.

Están los indefinibles, un hombre y una mujer, con piercing entre las fosas nasales, cortados al rape, con una cola de trenzas rastas, pantalones de cuadros negros y rojos, botas de cuero de suela ancha y chaqueta de cuero, acompañados de un perro fiel.

O los jóvenes que montan la bicicleta, con sus ropas normales. O los ejecutivos que a las siete de la mañana van leyendo el diario en el metro, o de los jóvenes Junkies en las calles mendigando para pasar la noche en su mundo, o de los que trabajan recogiendo la basura que todos producimos, todos esos que no pasan de 25 y se están rompiendo el lomo, cargando mercancías desde las tres de la mañana, para poder regresar en la noche y encontrar a sus dos hijos bien alimentados y felices de verle.

Podría seguir con esta lista que cuenta algo de lo que se ve y se vive en la ciudad, la de los jóvenes.

Aquellos que pueden, aún buscan un sentido, buscan una forma de estar y sentirse, de intentan pasarla mejor. Pero también hay otros muchos jóvenes, que no usan mas que ropa de trabajo, se divierten con una cerveza o sus hijos en las piernas contándole el día que pasaron. Son también jóvenes que se duermen -si es que lo hacen- pensando en el futuro, el de sus hijos, que esperan no lo echen a la borda con drogas, en vez de estudiar como el no pudo seguir haciéndolo. Estos son los que hacen el amor para olvidar el mundo sin sentido, a diferencia de los que hacen el amor o tienen sexo par encontrarse un sitio en el mundo, también para ellos sin sentido.

Aunque en Barranquilla no existan tantas variantes, si existe una similitud, los que tienen invierten tiempo y dinero en crear una apariencia, que en muchas ocasiones no tiene nada que ver con un proceso de evolución humana- o búsqueda de respuestas-.

Allá también algunos solo viven para llevar lo suficiente a casa y esperan vivir una vida sencilla, y feliz. No desean brillo de luces, ni champaña, ni siquiera ron o cerveza. Por otro lado otros trabajan para el fin de semana, para la cerveza del sábado después del fútbol y para el domingo en misa, aún con resaca del sábado.

Imagino como se ve siempre el parque Washington –punto de reunión de la gente “bien”- un fin de semana, la rumba que se arma y las conversaciones entre amigos, que aun se repiten que son jóvenes, aunque pisan los treinta y aún viven con sus padres.

O que son unos varones, aún cuando se toman dos tragos y le caen a golpes a la mujer, o los otros, hombres y mujeres que creen que pueden hacer lo que les de la gana, porque que al final se saldrán con la suya y nadie se dará cuenta.

Pero se les escapa el tiempo, y las respuestas han sido postergadas, la vida sigue, y ellos siguen creyéndose inmortales, por siempre jóvenes e inmunes a la muerte, dicen: “todavía queda mucho por vivir”, ¿quien lo dice?, ¿Que dirían los orientales de esto?

Dirán Karma. No Kama Sutra, amigos y amigas.

Eso en unos cuantos años, dejará de ser importante, cuando sus hijos les den preocupaciones graves, a causa de esas fallas de atención que como padres han tenido, esos dolores de cabeza que absorberán toda su energía, harán reaccionar tardíamente a algunos padres, a otros les dará igual, los sacará de su casa diciendo que ya son adultos y se pueden responsabilizar de sus actos, cuando en realidad no hubo verdaderas oportunidades, solo un techo, comida condicionada y malos tratos.

Hay hijos agradecidos y padres generosos, pero también hay sus contrarios.

Karma es esa energía que todo lo regresa a ti, tarde o temprano. Si existe Dios existe el Karma, y si no también, eso es lo mejor, siempre cada cuál recibe su merecido.

La ciudad es un hervidero de cultura, abundan las trenzas de rastas blancos, chicas y chicos góticos, neo nazis, los de la onda hippie, los que visten de marca, y van a bailar música electrónica con saco y corbata, los que tienen apariencia de poeta salido de bajo un puente, y los que parecen sacados de un circo o de una banda de rap. Todos jóvenes, estudiantes, trabajadores de tiempo parcial o completo, que trabajan para mantener sus hobbies, sus vicios y novias o novios, según sea el caso. Lo mejor de todo es que para nadie es extraño ver tal cantidad de variantes y combinaciones posibles, cada cuál amoldando la moda y sus variantes a sus gustos. Una torre de babel de la moda.

En la ciudad de Barcelona los bares o pubs son tan frecuentes como las bancas para sentarse, casi que por cada manzana hay un par. Las discotecas son los sitios mas visitados, pues el baile, sea cual sea el ritmo, es aquí en todos lados, la excusa perfecta para acercarse y conocer gente.

Los parques sirven para darle una vuelta a la resaca o para desintoxicarse paseando al perro y mirando las chicas europeas de rasgos delicados y finos. Las plazas son -cuando el frío merma y el dinero casi no existe- los lugares predilectos para hacer botellón, todos bien abrigados, se sirven sus tragos y esperan a que les dejen usar lo baños de los sitios circundantes, pues a diferencia de Barranquilla, arbustos perfectos no existen.

En el día se puede uno sentar en la plaza Cataluña,- en el centro de la ciudad- y ver el desfile de inmigrantes latinoamericanos, con rasgos indígenas, llevando de la mano niños que hablan castellano nativo, ese que cuando usan la Z, corren el riesgo de morderse la lengua.

Puedes ver a los Africanos, algunos vestidos con pantalones de cuero y camisas elegantes, otros vestidos para el trabajo duro, de obrero, que es evidente por las botas que llevan, con la cal pegada a los lados.

En las noches, sobre todo los fines de semana, las jóvenes altas vestidas de negro, pasean con botas de tacón fino y cabellos largos. Las menos ostentosas con los pantalones que muestran los interiores y con tenis, y uno que otro piercing en la nariz, boca, u oreja, algunas de ellas incluso más lindas que las más arregladas, pasean rumbo al encuentro de los amigos, de la juerga, o simplemente de un plan mas tranquilo y relajado.

Están los indefinibles, un hombre y una mujer, con piercing entre las fosas nasales, cortados al rape, con una cola de trenzas rastas, pantalones de cuadros negros y rojos, botas de cuero de suela ancha y chaqueta de cuero, acompañados de un perro fiel.

O los jóvenes que montan la bicicleta, con sus ropas normales. O los ejecutivos que a las siete de la mañana van leyendo el diario en el metro, o de los jóvenes Junkies en las calles mendigando para pasar la noche en su mundo, o de los que trabajan recogiendo la basura que todos producimos, todos esos que no pasan de 25 y se están rompiendo el lomo, cargando mercancías desde las tres de la mañana, para poder regresar en la noche y encontrar a sus dos hijos bien alimentados y felices de verle.

Podría seguir con esta lista que cuenta algo de lo que se ve y se vive en la ciudad, la de los jóvenes.

Aquellos que pueden, aún buscan un sentido, buscan una forma de estar y sentirse, de intentan pasarla mejor. Pero también hay otros muchos jóvenes, que no usan mas que ropa de trabajo, se divierten con una cerveza o sus hijos en las piernas contándole el día que pasaron. Son también jóvenes que se duermen -si es que lo hacen- pensando en el futuro, el de sus hijos, que esperan no lo echen a la borda con drogas, en vez de estudiar como el no pudo seguir haciéndolo. Estos son los que hacen el amor para olvidar el mundo sin sentido, a diferencia de los que hacen el amor o tienen sexo par encontrarse un sitio en el mundo, también para ellos sin sentido.

Aunque en Barranquilla no existan tantas variantes, si existe una similitud, los que tienen invierten tiempo y dinero en crear una apariencia, que en muchas ocasiones no tiene nada que ver con un proceso de evolución humana- o búsqueda de respuestas-.

Allá también algunos solo viven para llevar lo suficiente a casa y esperan vivir una vida sencilla, y feliz. No desean brillo de luces, ni champaña, ni siquiera ron o cerveza. Por otro lado otros trabajan para el fin de semana, para la cerveza del sábado después del fútbol y para el domingo en misa, aún con resaca del sábado.

Imagino como se ve siempre el parque Washington –punto de reunión de la gente “bien”- un fin de semana, la rumba que se arma y las conversaciones entre amigos, que aun se repiten que son jóvenes, aunque pisan los treinta y aún viven con sus padres.

O que son unos varones, aún cuando se toman dos tragos y le caen a golpes a la mujer, o los otros, hombres y mujeres que creen que pueden hacer lo que les de la gana, porque que al final se saldrán con la suya y nadie se dará cuenta.

Pero se les escapa el tiempo, y las respuestas han sido postergadas, la vida sigue, y ellos siguen creyéndose inmortales, por siempre jóvenes e inmunes a la muerte, dicen: “todavía queda mucho por vivir”, ¿quien lo dice?, ¿Que dirían los orientales de esto?

Dirán Karma. No Kama Sutra, amigos y amigas.

Eso en unos cuantos años, dejará de ser importante, cuando sus hijos les den preocupaciones graves, a causa de esas fallas de atención que como padres han tenido, esos dolores de cabeza que absorberán toda su energía, harán reaccionar tardíamente a algunos padres, a otros les dará igual, los sacará de su casa diciendo que ya son adultos y se pueden responsabilizar de sus actos, cuando en realidad no hubo verdaderas oportunidades, solo un techo, comida condicionada y malos tratos.

Hay hijos agradecidos y padres generosos, pero también hay sus contrarios.

Karma es esa energía que todo lo regresa a ti, tarde o temprano. Si existe Dios existe el Karma, y si no también, eso es lo mejor, siempre cada cuál recibe su merecido.

Ciberperiodismo: la nueva frontera I

Posted in Uncategorized by Borja Bujedo on February 27, 2006

Por Borja Bujedo
Las publicaciones on-line en España tienen que percatarse de que con las nuevas tecnologías se produce una democratización de la información que muy posiblemente va a posibilitar que su preeminencia en el papel se vea cuestionada en ciberia. Los lectores disponen de herramientas -como bloglines– que les permiten acceder a los titulares de toda la prensa en cuestión de minutos. Ello permite que cada vez más gente no se limite a leer un periódico como antes y que su juicio crítico sea cada vez mayor de manera que pueden prescindir de aquellos elementos que no les producen confianza en vez de limitarse a leer un periódico como antes. Por eso la nueva frontera en el periodismo está en primar la calidad y la libertad para asegurarse la fidelidad del gran público.
Por desgracía, en España los periodistas adolecemos como de costumbre de mucho interés por asumir este reto tecnológico en condiciones y defender con ello en Internet la posición destacada que tiene el castellano en el mundo. En nuetras universidades las asignaturas de ciberperdismo brillan por su ausencia, los pocos manuales que existen sobre esta materia se centran más en como diseñar páginas webs que en el periodismo y las ediciones digitales de grandes medios.
Las ediciones digitales de los periódicos en general son de baja calidad. Es frecuente que en los editores on-line tengan una idea poco clara de cómo utilizar eso que tan rinbonbantemente ha venido a llamarse como arquitectura de la información. Recomiendo como ejemplo a valorar positivamente la web de 20 minutos en comparación con otras de otras medios. En la primera de ellas hay un equilibrio entre fotos y textos y además el lector disfruta de una lectura agradable porque la cantidad de elementos gráficos que puede encontrar en la navegación lo facilitan sin caer en el livianismo. Por el contrario en el otro extremo se encuentran las publicaciones que no caen en ninguna de estas cualidades ni por asomo y que como consecuencia de ello dan al lector una visión monocorde de sus textos; como si los hubiera escrito un notario.
Asimismo, en nuestros medios digitales casi en su mayoria no hay una utilización de los links dentro de la noticias. Un recurso que en periodismo digital es imprescindible y que ofrece al periodista si los sabe utilizar enormes posibilidades para atrapar al lector en la lectura. Por otro, lado este no debería ser solamente un recurso accesorio para los profesionales de la información sino que tendría que servir como un elemento de contrastación de sus fuentes ante el lector; mejorando de esta manera su credibilidad.
El presente blog incluye artículos de opinión y de caracter informativo sobre la actualidad más inmediata. En su realización colaboran periodistas que están realizando el Master de Periodismo BCNY con sede en la ciudad de Barcelona.

El objetivo de este blog periodístico es ofrecer una mirada independiente sobre los hechos noticiosos. Asimismo, se pretende fomentar un foro diálogo, gracias a las posibilidades que ofrece Internet, entre los lectores y otros medios digitales para enriquecer lo más posible el mensaje informativo.